Explora las misteriosas catacumbas de la Catedral Metropolitana

Explora las misteriosas catacumbas de la Catedral Metropolitana
Explora las misteriosas catacumbas de la Catedral Metropolitana

Catacumbas de la Catedral Metropolitana Ciudad de México: Â¿Te gustaría explorar uno de los lugares más secretos y fascinantes de la capital mexicana? ¿Te atreverías a bajar al subsuelo y recorrer los pasillos donde reposan los restos de personajes históricos, religiosos y hasta prehispánicos? Si tu respuesta es sí, entonces no puedes perderte la oportunidad de visitar las catacumbas de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, un sitio lleno de historiamisterio y belleza.

¿Qué son las catacumbas de la Catedral Metropolitana?

Las catacumbas son espacios subterráneos que se utilizaban antiguamente para enterrar a los muertos, especialmente en las culturas cristianas y judías. En el caso de la Catedral Metropolitana, las catacumbas son una serie de criptas y túneles que se encuentran debajo del edificio y que albergan los restos mortales de arzobisposobispos, canónigos, sacerdotes y otras personalidades ilustres que tuvieron alguna relación con la iglesia o con la historia de México.

¿Cómo se formaron las catacumbas de la Catedral Metropolitana?

La Catedral Metropolitana se construyó sobre las ruinas del Templo Mayor de los mexicas, el centro religioso y político del imperio azteca. Por eso, debajo de la catedral se encuentran los vestigios de dos importantes pirámides dedicadas a Tonatiuh, el dios del sol, y a Ehécatl-Quetzalcóatl, el dios del viento. También se halla el mítico juego de pelota, donde se realizaban ceremonias rituales y sacrificios humanos.

La construcción de la catedral comenzó en 1573 y se prolongó por más de dos siglos, hasta 1813. Durante ese tiempo, se fueron creando diferentes espacios subterráneos para alojar los restos de los difuntos, así como para guardar objetos litúrgicos, documentos y reliquias. Algunas de estas criptas fueron diseñadas con gran belleza y elegancia, mientras que otras fueron más sencillas y modestas.

Estos son los mejores tours para conocer la Catedral Metropolitana de la CDMX

¿Qué se puede ver en las catacumbas de la Catedral Metropolitana?

Las catacumbas de la Catedral Metropolitana son un verdadero tesoro arqueológico, artístico y cultural. En ellas se pueden apreciar:

La cripta principal, donde se encuentran los sarcófagos de mármol blanco de 31 arzobispos y obispos que gobernaron la diócesis desde el siglo XVI hasta el XX. Entre ellos destacan Fray Juan de Zumárraga, el primer obispo de México; Manuel Posada y Garduño, el último arzobispo del virreinato; y Miguel Darío Miranda y Gómez, el primer cardenal mexicano.

La cripta del Altar de los Reyes, donde se hallan los restos de 71 canónigos que formaron parte del cabildo catedralicio desde el siglo XVII hasta el XX. Esta cripta tiene una forma circular y está decorada con pinturas alusivas a la vida de Jesucristo.

La cripta del Sagrario Metropolitano, donde se conservan los restos de 18 sacerdotes que sirvieron en el templo anexo a la catedral desde el siglo XVIII hasta el XX. Esta cripta tiene una forma rectangular y está adornada con esculturas y relieves.

La cripta del Empedradillo, donde se ubican los restos de Hernán Cortés, el conquistador de México; Agustín de Iturbide, el primer emperador mexicano; Juan O’Donojú, el último virrey de la Nueva España; y otros personajes históricos que tuvieron un papel relevante en la fundación, la independencia y la consolidación de México como nación.

La cripta de los Héroes, donde se depositaron temporalmente las cabezas de los líderes de la Independencia de México: Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Jiménez. Estas cabezas fueron exhibidas en la Alhóndiga de Granaditas como escarmiento, hasta que fueron rescatadas y trasladadas a la catedral en 1825. Posteriormente, fueron llevadas al Ángel de la Independencia en 1925.

La cripta de los Restos Prehispánicos, donde se pueden observar algunos elementos arqueológicos que se encontraron durante las excavaciones y los trabajos de restauración de la catedral. Entre ellos se destacan una lápida con la imagen del dios Tonatiuh, una estatua de Coatlicue, una ofrenda con objetos de cerámica y hueso, y varios troncos de ahuejote que se usaban para construir las chinampas.

¿Qué hay debajo de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México?

Además de las catacumbas, debajo de la Catedral Metropolitana hay otras estructuras y fenómenos que vale la pena conocer:

  • El acuífero subterráneo, que es una capa de agua que se encuentra a unos 10 metros de profundidad y que forma parte del sistema hidrológico del Valle de México. Este acuífero es el responsable del hundimiento gradual y desigual de la catedral, que ha llegado a alcanzar hasta 10 metros desde su nivel original. Para evitar mayores daños, se han realizado obras de nivelación, inyección y drenaje desde el siglo XX hasta la actualidad.
  • El sistema antisísmico, que es un conjunto de dispositivos que se instalaron en el subsuelo para proteger a la catedral de los movimientos telúricos que afectan frecuentemente a la ciudad. Estos dispositivos consisten en amortiguadores hidráulicos, resortes metálicos y placas deslizantes que absorben y disipan las vibraciones sísmicas. Gracias a este sistema, la catedral ha resistido exitosamente los terremotos más fuertes que han ocurrido en las últimas décadas.
  • El museo subterráneo, que es un proyecto que se está desarrollando para crear un espacio cultural que permita al público acceder y apreciar las catacumbas y los restos prehispánicos que se encuentran debajo de la catedral. Este proyecto busca también preservar y difundir el patrimonio histórico, artístico y religioso que representa este sitio para México y el mundo.

Video de las Catacumbas de la Catedral Metropolitana Ciudad de México

¿Quién está enterrado en la Catedral de México?

Como ya hemos visto, en la Catedral de México están enterrados muchos personajes que tuvieron una gran importancia para la historia, la religión y la cultura del país. Sin embargo, hay algunos que merecen una mención especial por su relevancia o por las curiosidades que rodean sus tumbas. Aquí te presentamos algunos ejemplos:

Hernán Cortés: El conquistador español que sometió al imperio azteca y fundó la Nueva España. Sus restos fueron trasladados varias veces por diferentes motivos políticos y sociales, hasta que finalmente fueron depositados en una cripta secreta dentro de la catedral en 1946. Su ubicación exacta se desconocía hasta que fue descubierta accidentalmente en 1981 por unos electricistas que trabajaban en el templo. Su tumba está marcada con una placa conmemorativa y una inscripción latina que dice: “Hic iacet Hernandus Cortes Marques Vallis Oaxacae” (Aquí yace Hernán Cortés Marqués del Valle de Oaxaca).

Agustín de Iturbide: El militar y político mexicano que consumó la independencia de México y se proclamó emperador con el nombre de Agustín I. Su reinado duró menos de un año, pues fue depuesto por un golpe de estado y exiliado. Regresó al país en 1824 con el propósito de apoyar el Plan de Casa Mata, pero fue capturado y fusilado. Sus restos fueron inhumados en la catedral en 1838, en una urna de cristal y plata que se encuentra en el Altar de los Reyes. Su tumba está adornada con una corona imperial y una bandera tricolor con el águila coronada, símbolos del Primer Imperio Mexicano.

Juan O’Donojú: El último virrey de la Nueva España, que llegó al país en 1821, cuando ya estaba en marcha el movimiento independentista. Reconoció la soberanía de México y firmó con Iturbide el Tratado de Córdoba, que estableció las bases para la creación del Primer Imperio Mexicano. Murió poco después, en la Ciudad de México, y fue sepultado en la catedral con honores militares. Su tumba se encuentra en la cripta del Empedradillo, junto a la de Cortés e Iturbide.

Juan de Zumárraga: El primer obispo y arzobispo de México, que llegó al país en 1528, como parte de la Segunda Audiencia. Fue un defensor de los derechos de los indígenas y un impulsor de la educación y la evangelización. Fundó el Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco, el primer centro de estudios superiores de América. También intervino en el proceso de las apariciones de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego en 1531. Murió en 1548 y fue enterrado en la catedral, donde se le erigió un monumento funerario en el Altar del Perdón.

Miguel Darío Miranda y Gómez: El primer cardenal mexicano, que fue nombrado por el papa Pío XII en 1958. Fue arzobispo de México desde 1956 hasta 1977, y participó activamente en el Concilio Vaticano II. Fue un promotor de la paz, la justicia social y el diálogo ecuménico. Murió en 1986 y fue sepultado en la cripta principal de la catedral, donde se le colocó una estatua de bronce que lo representa con su capelo cardenalicio.

¿Por qué visitar las catacumbas de la Catedral Metropolitana?

Visitar las catacumbas de la Catedral Metropolitana es una experiencia única e inolvidable, que te permitirá conocer más sobre la historia, la cultura y la religión de México. Podrás admirar la arquitectura, el arte y los tesoros que se guardan en este lugar sagrado, así como sentir la emoción y el respeto que inspiran los restos de quienes fueron protagonistas o testigos de los acontecimientos más importantes del país.

Además, podrás disfrutar de un recorrido guiado por expertos que te explicarán los detalles y las curiosidades de cada espacio y cada personaje. También podrás acceder a zonas restringidas al público general, como el coro alto, donde se encuentran dos impresionantes órganos barrocos; o el campanario, donde podrás ver las campanas más antiguas y más grandes de América.

No lo pienses más y reserva tu visita a las catacumbas de la Catedral Metropolitana. Te aseguramos que será una aventura que no olvidarás jamás.

¿Cómo visitar las catacumbas de la Catedral Metropolitana?

Para visitar las catacumbas de la Catedral Metropolitana debes contactar con la empresa Turibus, que es la encargada de organizar los tours guiados por este sitio. Los tours tienen una duración aproximada de dos horas y media, e incluyen el acceso a las criptas, al museo subterráneo, al coro alto y al campanario. Los horarios son de martes a domingo, a las 10:00, 12:00, 14:00 y 16:00 horas. El costo es de $250 pesos por persona, y se debe reservar con anticipación.

¿Te gustó este artículo? Compártelo con tus amigos y déjanos tus comentarios. Y si quieres saber más sobre otros lugares increíbles que puedes visitar en México Â¡Síguenos en nuestras redes sociales! y recibe las mejores recomendaciones para tus próximos viajes.

RSS