Protocolo de Regreso a Clases en la Nueva Normalidad de la SEP

El secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, detalló nueve puntos para el retorno a los plantes escolares, en los que destaca que los comités participativos de salud escolar establecerán medidas permanentes.

Protocolo de Regreso a Clases en la Nueva Normalidad de la SEP, Dicho protocolo consiste en nueve intervenciones con el fin de que las autoridades escolares sepan actuar en casos de emergencia. La primera de ellas será realizada por los Comités Participativos de Salud Escolar integrados por padres de familia y maestros.

Esteban Moctezuma Barragán, titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), informó que el retorno a clases el 10 de agosto incluye diversas medidas sanitarias, entre las que destaca el uso de cubrebocas obligatorio para estudiantes y personal educativo.

El protocolo de Regreso a Clases a la Nueva Normalidad consiste en 9 intervenciones.

  1. Habrá comités participativos de Salud Escolar, se sanitizarán y limpiarán los centros educativos y habrá tres filtros de responsabilidad: casa, escuela y salón e clases.
  2. Se garantizará el accesos a agua y jabón y gel antibacterial.
  3. Se cuidará a maestras y maestros en grupos de riesgo.
  4. El pañuelo y cubrebocas serán de uso obligatorio.
  5. Los recreos y salidas serán con Sana Distancia y escaldados.
  6. Se maximizará el uso de espacios abiertos.
  7. Se suspenderán cualquier tipo de ceremonias o reuniones.
  8. Se detectará si hay algún enfermero y la escuela se cerrará.
  9. Se brindará apoyo emocional para docentes y estudiantes.

Además se elimina el examen para asignación de la secundaria.

El examen de bachillerato tendrá cuatro fechas: 8,9,15 y 16 de agosto.

Curso Remedial de Nivelación

  1. Asistencia alternada por apellido
  2. Duración de 3 semanas
  3. Evaluación Diagnóstica personalizada para atender rezagos
  4. Las y los maestros pasarán, en lo posible, al siguiente grado con sus mismos alumnos
  5. Alerta Temprana: Búsqueda personalizada de casos de abandono escolar

De acuerdo al secretario, el protocolo tendrá contenido pedagógico y socio emocional “muy importante”. “No queremos que nuestras niñas y niños se desarrollen teniéndole miedo a los demás, que piensen que todos son una potencial amenaza, sino que entiendan que hay que cuidar de los demás para cuidarse a sí mismos”, señaló.

El protocolo tendrá nueve intervenciones. El primero consiste en los Comités Participativos de Salud Escolar, los cuales, según el secretario, ya se crearon. Están integrados por padres y madres de familia, maestros y maestras, y directores o directoras.

Los comités buscan ser un colectivo que cuide de la salud de la escuela. “La salud se cuida tanto en la casa como en la escuela. De nada le serviría a la escuela dar clases de nutrición si las niñas y los niños llegan a su casa y comen absolutamente todo lo que vieron en la escuela que no se debería de comer”, detalló.

Otro objetivo es establecer una relación entre la escuela y el hogar para poder fortalecer la educación en México. También, una relación de la escuela con el centro de salud local. “Queremos que estén suficientemente entrenados las señoras y señores directores y maestras y maestros para saber qué hacer en caso de emergencia”, señaló.

En cuanto a la sanitización y limpieza, Moctezuma informó que una semana previa al regreso a clases, el comité organizará jornadas de limpieza general, la cual llevará a una dinámica rutinaria. “La higiene es salud y la salud es bienestar. Estamos buscando el bienestar de nuestras niñas y niños”, dijo.

Otro tema importante son los filtros de corresponsabilidad. Todos somos responsables. Este esfuerzo empieza en casa y se refuerza al ingresar a la escuela y continúa en el salón de clases

“Le vamos a pedir a todas las madres y padres de familia que, de una manera sumamente práctica, en cualquier pedazo de papel escriban que nadie de su familia, aparentemente, tiene signos de enfermedad, para que las niñas y niños lleguen a la escuela con esa pequeña declaración, entren a la escuela al primer filtro y maestras y maestros estén al pendiente de cada uno de sus alumnos”, indicó.

En el comité se establecerán las medidas de higiene permanentes, entre las que incluyen enseñar a los estudiantes el estornudo en el codo, “el significado de la sana distancia, y estamos hablando del saludo de corazón, pero no se den la mano y no se den abrazos y besos y apapachos, eso será después”, comentó.

Habrá un entrenamiento formal diseñado por la Secretaría de Salud, además de buscar que se establezca la circulación en un sentido en las escuelas para que las personas “no se crucen de frente”: que todos circulen de una manera más segura con señalizaciones.

El segundo lineamiento indica que se deberá garantizar el acceso a jabón y agua o gel porque es “la forma más efectiva, según nos ha dicho el subsecretario, de prevenir contagiarse, es lavando constantemente las manos”. Se está enviando el recurso a más de 28,000 escuelas y pronto se llegará a casi 47,000. El recurso será empleado para las escuelas que no cuenten con agua.

El tercero incluye el cuidado de maestras y maestros en grupos de riesgo. “Es muy importante para todos nosotros cuidar al magisterio”, enfatizó. El secretario informó que se mantienen conversaciones con el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) para tener un seguimiento y un cuidado especial. “Vamos a tener un programa para su atención y cuidado, pero cuando regresen será en el momento menos riesgoso”.

El secretario también señaló que en las estrategias para luchar en contra de la pandemia se ha puesto hasta el final el regreso a clases. “No es cosa menor, todo el sistema educativo suman 40 millones de personas. Cuando se retiró al sector educativo de la actividad pública, lo que se hizo fue sacar a 40 millones de personas”. Recordó que todos lo que conforman el sector regresarán hasta que las entidades se encuentren en el color verde del semáforo epidemiológico.

La cuarta intervención, explicó, será el uso obligatorio de pañuelos o cubrebocas. El secretario señaló que cualquiera puede fabricar un cubrebocas con un pañuelo y dos ligas, y que “todo mundo” se puede amarrar un paliacate. No se trata de que sean cubrebocas aprobados oficialmente por el sector Salud, afirmó. “Se trata de que en la convivencia, niñas y niños, maestras y maestros, aprendan a que cuando uno trae un cubrebocasestá cuidando al otro”.

La quinta intervención consiste en la sana distancia en entradas y salidas de las escuelas, donde habrá un “protocolo muy claro para seguir”. Los recreos serán escalonados para que no se junten todos los estudiantes al mismo tiempo. Habrá lugares fijos asignados para los alumnos, para que se sepa, en caso de un contagio, “quiénes conviven a su alrededor y se tenga más cuidado con esos niños”.

Habrá una asistencia alternada a la escuela por apellido durante el Curso Remedial. “Totalmente novedoso, la mitad de los salones tomarán clases lunes y miércoles, por apellido, y la otra mitad martes y jueves”, informó. “En los días que no se asista físicamente a la escuela, se harán “proyectos, van a investigar, van a leer, van a trabajar en sus libros de texto, van a hacer tareas”.

Los viernes serán para atender a los alumnos con “mayor rezago”, y será también a la mitad. “Se llama atención personalizada. No se trata de enseñarle a un grupo, se trata de enseñarle a personas individuales, para saber cómo están en sus aprendizajes, cómo están socio emocionalmente, qué vivieron durante la pandemia, para poder trabajar con ellos”, comentó.

El sexto punto es sobre maximizar el uso de espacios abiertos. Señaló que, si se puede, dar una clase en el patio “es mejor” que en un lugar cerrado. El séptimo trata sobre la suspensión de cualquier tipo de ceremonias o reuniones que implique congregar a toda la escuela.

El octavo se enfoca en la detención temprana, para la cual existe un protocolo. El secretario destacó que con un solo caso de contagio, de cualquier persona, se cerrará la escuela por un tiempo establecido por la Secretaría de Salud. El noveno y último es el apoyo socio emocional para docentes y estudiantes. “Con estas intervenciones el regreso a clases será seguro y tendrá, para todos nosotros, la garantía que será del menor riesgo posible”, finalizó.