¿Qué es la neumonía atípica? y como no confundirla con el Covid-19

La enfermedad se caracteriza principalmente por la inflamación de los alvéolos pulmonares, que pueden llenarse de fluidos, causando síntomas similares a los de la gripe, pero mucho más duraderos y que con frecuencia no responden a los tratamientos tradicionales.

Este viernes en redes sociales se viralizó el tema de supuestos casos de “neumonía atípica” que habrían cobrado la vida de personas en el Estado de México y Nuevo León, algunos usuarios incluso sospecharon que podría tratarse de casos de Covid-19 no identificados, sin embargo, las autoridades desmintieron esta información, llamaron a la población a informarse y no difundir, ni creer este tipo de “fake news”.

El subsecretario de Salud Hugo López-Gatell habló al respecto en la conferencia de prensa del Gobierno de México por el coronavirus, mientras que los doctores Víctor Hugo Borja Aburto y Christian Arturo Zaragoza Jiménez también se dieron a la tarea de explicar qué es una neumonía atípica.

Borja Aburto explicó la diferencia entre una neumonía típica y una atípica. “Las (neumonías) típicas son las bacterianas, donde hacemos un cultivo y descubrimos bacterias, no virus”.

Mientras que “una neumonía por algo desconocido o no clasificado es una neumonía atípica”, precisó el también director de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Es decir que una neumonía atípica es una neumonía cuyo agente no ha sido identificado por medio de exámenes de laboratorio.

¿Cómo diferenciarla?

Una neumonía es la inflamación o hinchazón del tejido pulmonar debido a la infección causada por un germen, según el portal Medline Plus de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Lo que hace atípica a una neumonía es ser causada por un patógeno diferente a los más comunes.

De acuerdo con Medline Plus, la neumonía atípica también tiende a provocar síntomas más leves que la neumonía típica.

Los principales síntomas de este tipo de padecimiento son: escalofríos, tos, fiebre, dificultad para respirar.

Otros síntomas de neumonía menos frecuentes son: dolor en el pecho al respirar profundamente o toser, confusión, dolor de cabeza, pérdida del apetito, dolores musculares, rigidez articular, fatiga, sudoración y piel húmeda.

Si usted presenta estos u otros síntomas similares, debe consultar a su médico y no automedicarse.

Aunque la neumonía tiene diversos síntomas parecidos a los infectados de Covid-19, quien debe identificarla son los médicos, con base en pruebas de laboratorio.

Síntomas:

  • Tos con mucosidad
  • Fiebre alta
  • Respiración rápida
  • Dolor al toser o respirar profundamente
  • Pérdida de apetito
  • Agotamiento
  • Resfriado
  • Dificultad al respirar

En casos de neumonía atípica tambien se pueden dar los siguientes:

  • Dolor de garganta
  • Diarrea
  • Confusión y dolor de cabeza

Neumonía viral: sus principales causas son virus como el de la gripe, adenovirus, rinovirus, el virus respiratorio sincitial (VRS) y el virus de la parainfluenza. Son neumonías peligrosas ya que por lo general no responden al tratamiento con antibióticos.

Síntomas en adultos:

  • Tos seca sin flema

  • Fiebre y dolor de cabeza

  • Dolor de garganta

  • Pérdida de apetito

  • Dolor muscular

Neumonía por hongos: producida por diferentes tipos de hongos como histoplasmosis, blastomicosis, criptococosis, aspergilosis y coccidioidomicosis. Es un tipo de neumonía muy poco frecuente en los países desarrollados.

Sus síntomas son similares a los de otros tipos de neumonía:

  • Fiebre

  • Tos seca

  • Dificultad para respirar

  • Fatiga

Nosocomiales: causada por organismos que han sido expuestos a antibióticos fuertes, desarrollando resistencia a ellos. Tales organismos son conocidos como nosocomiales y si logran entrar en los pulmones pueden llegar a causar neumonía nosocomial. Este tipo de bacterias se suelen encontrar en hospitales y residencias de ancianos.

Síntomas:

  • Fiebre y escalofrios

  • Disminución en la frecuencia cardiaca y la presión arterial

  • Toses con flemas verdosas o purulentas

  • Falta de apetito

  • Malestar general

  • Vómitos y nauseas

  • Problemas para respirar

  • Dolor punzante o agudo en el pecho que empeora con la respiración.