Alejandra Orozco y Gabriela Agúndez ganan bronce en clavados

Alejandra Orozco y Gabriela Agúndez ganan bronce en clavados

Olímpicos de Tokio: Gabriela Agúndez y Alejandra Orozco ganan la medalla de bronce en salto sincronizado, era la tercera oportunidad para México desde el trampolín. Y las mujeres sacaron la fuerza. Alejandra Orozco y Gabriela Agúndez se quedaron con la medalla de bronce tras una competencia en la que sus acrobacias les valieron para sacar del podio a las japonesas y a las canadienses.

En el primer salto, las mexicanas habían terminado en el cuarto lugar; en el segundo, fueron séptimas. Había nerviosismo en las fosas. La clave eran los clavados libres a partir de la tercera ronda y así escalaron al quinto lugar, luego al cuarto y, en la ronda final, lograron hacerse del tercer sitio.

México suma ya dos cuartos lugares. La dupla de Carolina Mendoza y Lolita Hernández estuvo cerca del podio en sincronizados desde el trampolín de los tres metros. Los ya no tan novatos Kevin Berlín y Diego Balleza dieron una buena actuación desde los 10 metros.

Alejandra Orozco (Zapopan, 24 años) ostenta el récord de juventud. Con 15 años ganó una medalla olímpica, la plata, junto a Paola Espinosa en Londres 2012. Orozco se alzó como una de las clavadistas con mejor futuro y aprendía de cerca de Espinosa, multimedallista mexicana. En Río 2016, la pareja sufrió un duro revés al terminar en el sexto lugar. El éxito tan joven, según ha asegurado, le hizo perder foco.

Gabriela Agúndez (La Paz, Baja California Sur, 20 años) ha sido socia de Alejandra Orozco. Uno de los mayores parámetros para los clavadistas es su resultado en los Juegos Panamericanos. Agúndez y Orozco se quedaron con la medalla de plata en 2019. De manera individual, Agúndez finalizó sexta.

México suma su segunda medalla en Tokio 2020 tras el otro bronce conseguido en tiro con arco con Alejandra Valencia y Luis Álvarez.

Bronce para México en clavados sincronizados femenil desde la plataforma en Tokio 2020

Gabriela Agúndez y Alejandra Orozco vibraron a un lado de la fosa del Centro Acuático de los XXXII Juegos Olímpicos. No era para menos. Cuando la pareja japonesa se equivocó en su última ejecución, las chicas tricolores sabían que habían asegurado la medalla de bronce, segunda de ese metal y en total para la delegación mexicana.

Se acabaron los amargos cuartos lugares en los clavados de Tokio 2020. Agúndez y Orozco subieron a México al podio gracias a una competencia muy constante, en la que no cometieron error alguno.

La plataforma le ha dado al país su primer metal en una disciplina que es garantía para México.

Finalizaron con 299.70 unidades, sólo .54 por encima de Canadá, y detrás de China (363.78) y Estados Unidos (310.80).

Es la segunda presea olímpica para Orozco, quien se colgó la plata (en la misma prueba y junto a Paola Espinosa) en Londres 2012.

Es la número 15 que los clavados dan a México (71 totales) y séptima de bronce (un oro y siste platas).

La sequía sólo duró dos días, porque Ale y Gaby han hecho historia.

Si te resulto útil nuestra información no te vayas sin regalarnos un "Me gusta" en nuestra Fan Page