María Félix una femenista diva del cine mexicano que se opuso al machismo

María Félix no era “normal”. En un mundo dominado por los hombres, “La Doña” se elevó sobre ellos y se convirtió en la diva del cine mexicano, la mujer que rompió estereotipos y se opuso al machismo.

Amada y odiada, pero sobre todo amada. María Félix era una mujer bella, inmensa, firme, retadora. Hombres y mujeres la deseaban por igual, y sus frases no se olvidan porque es de esas figuras icónicas que crecen con el tiempo. Nació el 8 de abril de 1914, un día como hoy. Y murió un 8 de abril de 2002. A María Félix se le reconoce por su carácter indomable, y por esa visión tan nítida de que el tiempo de las mujeres aún estaba por llegar.

María Félix enamoró a mujeres como Frida Kahko, sin embargo, nunca se pudo saber si era lesbiana. Y no necesitaba ni decirlo ni publicarlo, pues ella iba más allá de las etiquetas, vivía como le daba la gana, amaba como quería y ni escuchaba las críticas, las condenas moralistas.

Decían que tenía corazón de hombre, pero cómo diablos es un corazón de hombre. Ella resaltaba que tenía los atributos buenos de un hombre: valor, fuerza. Y al mismo tiempo sacaba cara por las mujeres: “Yo no soy la mujercita, ¡no, para nada! Y claro, eso a la gente, sobre todo a las mujeres, no les gusta... Siempre he sido independiente, rechacé casarme con algunos para poder ser independiente y hacer lo que yo quisiera. Yo soy liberal porque siempre hago lo que quiero. Soy alguien amable, alguien que está programada para pasarla bien. La vanidad puede ser buena y puede ser mala, según como la manejes, te motiva, te ambiciona (sic)”.

María Félix una femenista diva del cine mexicano que se opuso al machismo

La revancha de las mujeres

Con ese humor tan raro, María Félix tenía claro que se vendrían tiempos nuevos: “En un mundo de hombres como este quiero avisarles que tengan cuidado, ahí viene la revancha de las mujeres. Cuando seamos mayoría vamos a mandar. Para mandar hay que estar informadas, aprender y estar preparadas”. Se lo dijo a Verónica Castro, en 1996, en una entrevista donde la actriz agradeció el cariño de toda la gente que la recordaba, y no dejaba de mencionarla aunque se haya alejado de los reflectores.

Su padre -un militar y político- y sus hermanos -once, seis de ellos hombres- pensaban que ella sería una mujer sumisa. No, jamás. Ella nació en Sonora para ser ‘La Doña’, nombre que ganó a partir de su personaje ‘Doña Bárbara’ (1943). Y era también ‘María Bonita’ , por esa canción que como regalo de bodas le compuso Agustín Lara.

La diosa arrodilladaMacloviaLa cucarachaTizocCameliaLa ValentinaLa estrella vacíaMesalinaLa monja alférezLa mujer sin almaFrench Cancan y La pasión desnuda fueron alguna de sus películas más destacadas. Participó en 47 largometrajes entre México, España, Italia y Francia, y rechazó Hollywood.

“El peor de los males que nos hace ‘perdedoras’ es el machismo. El machismo es una enfermedad moral que consiste en la ceguera del hombre, que con la condición y los sentimiento del machismo no se puede. ¡Es necesario cambiar!”, sostenía.

Enrique Álvarez Félix murió en 1996, era homosexual, y sus restos descansan al lado de su madre. Aunque se dice que le costaba aceptar que su hijo era gay, ella opinaba así de la comunidad LGTB: “Nunca he criticado a las lesbianas ni a los gays. Lo que hacen las gentes de la cintura para abajo son sus historias, no las mías”.

María Félix sintió el dolor en toda su magnitud, hasta punto de romperse, cuando murió su hijo: “La vida me dio y me dio, y aunque también me quitó -me quitó a mi hijo-, en el amor me fue siempre muy bien. Escogí siempre los hombres que tuve”, comentaría muchos años después del duelo.

Enrique Álvarez Félix murió en 1996, era homosexual, y sus restos descansan al lado de su madre. Aunque se dice que le costaba aceptar que su hijo era gay, ella opinaba así de la comunidad LGTB: «Yo “Nunca he criticado a las lesbianas ni a los gays. Lo que hacen las gentes de la cintura para abajo son sus historias, no las mías”.

Así fue como María Félix también se convirtió en un ícono de la comunidad LGTBIQ. “Yo seré para ti una mujer más en tu vida, pero tú un hombre menos en la mía”, decía. Pareciera que cada frase hubiera sido pensada para tatuarse en el cuerpo.

Siempre fue noticia, siempre estuvo en el imaginario popular. Fue el 7 de marzo de 2002, un mes antes de su muerte, cuando recibió un beso de Luis Miguel en los labios. El momento quedó registrado en un video. Ella tenía entonces 88 años.

María Félix una femenista diva del cine mexicano que se opuso al machismo

María Felix sigue viva entre sus fans. En 2018, Google le dedicó un Doodle, y su imagen se ha visto en las marchas LGTB, y sus películas son clásicos del cine de oro mexicano.

María Félix nació dos veces: sus padres la engendraron y ella, después, se inventó a sí misma”. Así sentenció el Premio Nobel mexicano Octavio Paz. María Félix fue musa de pintores como Diego Rivera, a quien también hizo perder la cabeza, pero la gran Frida -la amada de Diego- también la deseó infinitamente. Y María adoraba a Frida.

María Félix, su dolor más grande, la pérdida de su hijo

El hijo de La Doña, María Félix, se encontraba solo en su departamento de la colonia Polanco en la Ciudad de México cuando comenzó a sentir dolores en la garganta, le llamó a su otorrinolaringólogo, se quejó de sofocación y llamó a personal de los servicios de emergencia, quienes llegaron cuando sobrevino el infarto, así lo narraron los noticieros.

El hijo de La Doña recibió masajes y electrochoques pero los paramédicos no pudieron hacer más por el actor de teatro y cine. 

La Doña, recibió la noticia de parte del productor Enrique Alonso, quien compartió que se conmocionó enormemente.

María Félix no deseaba que fuera actor, pero tenía un talento innato, Los encantos del divorcio fue la última obra de teatro en la que participó, donde su madre acudió a revelar la placa por  las primeras 100 representaciones.

Eterna, nació para ser eterna. Y ella lo sabía.