Huevos de Pascua ¿Cuál es su origen? ¿Qué es la celebración de Pascua?

El huevo es un símbolo de la Pascua que representa el inicio de la vida y la fertilidad. Para los cristianos, simboliza la Resurrección de Jesús Cristo y la esperanza de una nueva vida.

Es Domingo de Pascua, los niños salen a buscar los huevos de chocolate que, según la tradición, han sido escondidos por un conejo. Se trata de una tradición en algunos países, principalmente Estados Unidos. ¿Pero cuál es su origen?

Este día, fecha en que los católicos celebran la Resurrección de Jesús, tiene su origen muchos siglos atrás. Se sabe que el huevo ha sido considerado un símbolo del regreso a la vida y la fertilidad en muchas culturas, una de ellas la cristiana.

Existen varias versiones sobre el inicio de esta tradición. El monseñor André Sampaio Oliveira, doctor en Derecho Canónico, explica que desde muchos siglos antes de que naciera Cristo era costumbre entre los pueblos paganos intercambiar huevos durante el equinoccio de la primavera al final del invierno.

Sin embargo, el rito se adaptó a la tradición cristiana y pasó a realizarse en la Semana Santa. "Los cristianos, entonces, pasaron a ver en el huevo un símbolo de la resurrección de Jesús", detalla el clérigo.

Se hizo costumbre decorar a los huevos pintándolos de colores llamativos, mientras que a inicios del siglo XIX, en Francia, Italia y Alemania caparecieron los primeros huevos de chocolate, los cuales contenían pequeños regalos en su interior.

Origen del conejo de Pascua

La asociación de los huevos de chocolates y el conejo para celebrar la Pascua, tiene diversas versiones.

Cuando María Magdalena fue antes del amanecer del domingo al sepulcro de Jesús, sacrificado el viernes, este que estaba abierto y de ahí salió un conejo, que sería el primer ser vivo en ver a Jesús resucitado. De ahí se ganó el privilegio de anunciar la buena noticia a los niños del mundo en la mañana de la Pascua.

  • Intercambio de huevos en primavera

Muchos siglos antes del nacimiento de Cristo, el intercambio de huevos en el equinoccio de primavera, conmemorado el 21 de marzo en el hemisferio norte, era una costumbre que se celebraba al final del invierno.

Cuando se empezó a celebrar la Pascua cristiana, el rito pagano de festejar la primavera fue integrado en la Semana Santa. Los cristianos, entonces, pasaron a ver en el huevo un símbolo de la resurrección de Jesús.

Símbolo del Conejo de Pascua

El conejo se volvió un símbolo de renacimiento y vida, por ser el primero en ver a Jesús resucitado, al quedarse atrapado dentro de su tumba.

La liebre fue asociada con Cristo en la iconografía cristiana, con orejas grandes para escuchar mejor la palabra de Dios.

Se puede saber que no hay una única versión del conejo de pascua, sino muchas, todas válidas, narradas por diferentes pueblos y culturas.