Día Internacional del Beso ¿Por qué se celebra? ¿Cuál es su historia?

La fecha recuerda al beso más largo de la historia que se dio una pareja en Tailandia, en el marco de un concurso organizado para celebrar el Día de San Valentín.

Cada 13 de abril se celebra el Día Internacional del Beso, en honor al beso más largo de la historia entre una joven pareja tailandesa que tuvo algo más de 58 horas de duración. Será la primera vez que el día no podrá celebrarse haciéndole gala a la manifestación de cariño.

Los besos forman parte del lenguaje universal del amor pero además "ayuda a mitigar el dolor, refuerza el sistema inmunitario o libera endorfinas", lo que sería de mucha utilidad en el aislamiento impuesto por el coronavirus.

La psicóloga Marina Sangonzalo señaló a la agencia Efe que cuando se reciben o se dan besos se desata una tormenta bioquímica en el organismos que provoca sentimientos de confort o seguridad, con lo que es importante cuidar esta muestra de afecto en las relaciones sociales y, sobre todo, con los niños, ya que los que crecen sin este tipo cariño son suelen ser personas más "inseguras".

Besos tiernos en el cachete, besos de amor pleno entre padres a hijos, besos dulces de abuelos, besos de amigos, besos apasionados y también besos de compromiso son algunos ejemplos de la importancia que tiene en la sociedad un beso que en estos tiempos de distanciamiento social, no se dan ni se reciben.

Según dijo a Efe la doctora Gemma Ramón, el beso es una cariñosa muestra de afecto que, si se pone en práctica de forma frecuente, ayuda a quemar calorías, tener un cutis más terso o mejorar el humor. Una sesión de besos apasionados puede quemar "hasta 13 calorías", señaló la experta.

"La reacción del organismo dependerá del contexto y de la persona a la que se bese", explica Ramón, quien aseguró que un beso apasionado "acelera" las pulsaciones y "aumenta" el ritmo cardíaco, mientras que un beso afectivo "relaja", de forma generalizada, el organismo.

Los besos ejercitan treinta 30 músculos faciales y activan el riego sanguíneo del rostro, lo que se traduce en un cutis más firme, suave y joven.

Los expertos señalan que los besos disminuyen el colesterol, refuerzan el sistema inmunitario y ayudan a reducir la presión arterial al aumentar los latidos de forma saludable.

Desatan un vendaval de calma y paz que también hace al sistema inmunitario más fuerte, además de aliviar el estrés y la tensión, algo muy necesario en estos momentos de confinamiento.

¿Por qué se celebra el 13 de abril?

El Día Internacional del Beso se celebra cada 13 de abril el homenaje al beso de más larga duración que se ha registrado en la historia. Este tuvo lugar en Tailandia, precisamente un 13 de abril, para conmemorar el Día de San Valentín. 

El primer concurso se celebró en Tailandia en el año 2011. En él, una pareja tailandesa estableció el primer récord mundial con el beso más largo de la historia. Aquel beso tuvo una duración de 46 horas, 24 minutos y 9 segundos. Un año más tarde, en el concurso del 2012, una pareja gay marcó un nuevo récord al besarse durante 50 horas, 25 minutos y 01 segundo. 

Sin embargo, en el año 2013 la misma pareja tailandesa del 2011 volvió a establecer un nuevo registro mundial. En esta ocasión, elevaron su récord con un beso que duró 58 horas, 35 minutos y 58 segundos. Los ganadores, Ekkachai y Laksana Tiranarat, recibieron un premio de 2.500 euros y dos anillos con diamantes. Como dato curioso, ese año 2013 las nueve parejas de enamorados que tomaron parte en el evento no tenían derecho a sentarse y debían besarse sin parar. No podían dejar de hacerlo ni cuando bebieran un poco de agua con una pajita ni cuando fueran juntos al baño.

Para conmemorar este día, muchos países celebran un certamen que consiste de igual forma en tratar de darse el beso más largo. El objetivo es intentar lograr superar el récord mundial. No obstante, el concurso en Tailandia es el que sigue concitando a un mayor número de parejas y se considera como el que dio origen al Día Internacional del Beso. Para participar en el concurso de Tailandia, es necesario que las parejas estén casadas o demostrar una relación estable con una carta escrita por los padres de los novios.

Los beneficios de darse un beso

Un beso es una de las mejores muestras de cariño y amor que se pueden ofrecer. Pero un beso no es solo el mero hecho de conectar física y emocionalmente con otra persona. Es un acto que puede reportar muchos beneficios, ya que con él liberamos endorfinas, la hormona del placer, una sustancia que nos ayuda a conectar mejor con la otra persona.

Un beso aumenta los latidos de nuestro corazón, por lo que disminuye la presión sanguínea. Un acto que ayuda a dilatar los vasos para que la sangre fluya de manera firme y pueda llegar más fácilmente a todos los órganos vitales. Hay estudios que aseguran que besarse puede alargar la vida hasta en cinco años. La clave de todo ello se encuentra en las ya mencionadas endorfinas.

Estas hormonas de la felicidad nos ayuda a tener una actitud más positiva ante la vida, por lo que contribuye a reducir los niveles de ansiedad. La liberación de endorfinas también mejora nuestra autoestima. Al conectar con otra persona y sentirnos deseados, aumenta la sensación de placer y bienestar con nosotros mismos.

Hay expertos que aseguran que el beso funciona como si de un lifting se tratase. Besarse ayuda a que la piel de la cara se estire, por lo que ayuda a combatir las arrugas que aparecen con el paso del tiempo. En el momento de besarnos, estimulamos los músculos faciales. Estos se tensan y se tonifican, ofreciendo a la larga un mejor resultado en el rostro.

El Día Internacional del Beso Robado

A pesar de ser una celebración diferente, cada 6 de julio tiene lugar en todo el mundo, especialmente en el Reino Unido y los Estados Unidos, el Día Internacional del Beso Robado. Una celebración que tuvo su origen en la Gran Bretaña del siglo XIX, pero que cuenta con un gran referente más cercano en el tiempo.

El beso robado más famoso del mundo, y que sirve de icónica imagen a esta celebración, se vivió en 1945 en Times Square (Nueva York). Allí un marinero, tras enterarse de que la Segunda Guerra Mundial acababa de concluir, le dio un beso a una enfermera que estaba a su lado y a la cual no conocía de nada.

En definitiva, cada 13 de abril se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Beso. Una celebración que acoge en sí misma todas las manifestaciones de beso que puedan darse y en la que se ensalza la importancia que este acto tiene en las personas.